FOTOVOLTAICO

La energía solar fotovoltaica es, al igual que el resto de energías renovables, inagotable, limpia, respetable con el medio ambiente. Al igual que el resto de las energías limpias, contribuye a la reducción de emisión de gases de efecto invernadero y especialmente de CO2, ayudando a cumplir los compromisos adquiridos por el Protocolo de Kioto y a proteger nuestro planeta del cambio climático

Recogiendo de forma adecuada la radiación solar obtenida directamente de los rayos del sol (foto 1), esta puede transformarse en otras formas de energía como energía térmica o energía eléctrica utilizando paneles solares.

La radiaciónes solares son recogidas tramite células elaboradas a base de silicio. Estos dispositivos formados por metales sensibles a la luz desprenden electrones cuando los fotones inciden sobre ellos conviertendo la energía luminosa en energía eléctrica. La unión de estas células (o celdas) forma un panel solar o módulo.

Para poder utilizar la energía eléctrica se necesita de un inverter o inversor (Ver foto2), que convierten la CC de la instalación fotovoltaica en CA para la alimentación de los receptores que trabajan con CA (la mayoría).

Dispositivos electrónicos que convierten la corriente continua en alterna y permiten por tanto:

  • Utilizar receptores de CA en instalaciones aisladas de la red.
  • Conectar los sistemas FV (FotoVoltaico) a la red de distribución eléctrica.

Una importante ventaja de la energía solar es que permite la generación de energía en el mismo lugar de consumo mediante la integración arquitectónica. Así, podemos dar lugar a sistemas de generación distribuida en los que se eliminen casi por completo las pérdidas relacionadas con el transporte -que en la actualidad suponen aproximadamente el 40% del total- y la dependencia energética.

Tradicionalmente este tipo de energía se utilizaba para el suministro de energía eléctrica en lugares donde no era rentable la instalación de líneas eléctricas. Con el tiempo su uso se ha ido diversificando hasta el punto que actualmente resultan de gran interés las instalaciones solares en conexión con la red eléctrica. Ver foto 3.

Los paneles fotovoltaicos se dividen en:

Paneles Monocristalinos

Monocristalinos

Se componen de secciones de un único cristal de silicio (reconocibles por su forma circular u octogonal, donde los 4 lados cortos, si se observa, se aprecia que son curvos, debido a que es una célula circular recortada).

Paneles Policristalinos

Policristalinos

Cuando están formadas por pequeñas partículas cristalizadas.

Amorfas

Amorfas

Cuando el silicio no se ha cristalizado.

Inversor Foto 1

Esquema Foto 2

Instalaciones Solares Foto 3