Biomasa

Cuando pensamos en las energías alternativas o renovables en sustitución de los combustibles fósil, la energía solar es la que enseguida nos pasa por la mente pese a que no es la única que más potencia trae, sobre todo considerando la enorme cantidad de energía que recibe nuestro planeta del Sol. Hasta hora los sistemas ideados representan un encomiable esfuerzo de estudios y de desarrollo en el caso de la energía solar térmica y fotovoltaica, pero no son las únicas formas de producir energía debido al elevado coste de inversión inicial.

Es por este motivo que nuevas investigaciones han llevado a mirar hacia el pasado de la vida vegetal y a la forma natural con la cual los seres vivos almacenan energía puesto que se consideran como captadores de las infinitas especies de vegetales repartidos por todo el mundo.

Por lo tanto la materia orgánica en sí constituye energía solar almacenada y viene definida Biomasa que es toda la materia orgánica que proviene de arboles, plantas u desechos de animales que puede ser convertida en energía en forma de calor o electricidad, especialmente la proveniente de los residuos agrícolas, el aserrío y los residuos urbanos.

La tierra es un planeta muy fértil donde crecen unos 200 billones de de toneladas de biomasa con un altísimo contenido energético y se utilizan principalmente para producir calor y electricidad.
Es tan diversa la tipología de biomasa existente que nos ofrece un amplio abanico de posibilidades de explotación. Existen diferentes tipos de biomasa que pueden ser utilizados como recurso energético.
Aunque se pueden hacer multitud de clasificaciones podemos dividir la biomasa en tres tipos diferentes:

  • Biomasa Natural
  • Residual (Seca y Húmeda)
  • Los Cultivos Energéticos

Biomasa Natural

Biomasa Natural

Es la que se produce en la naturaleza sin ninguna intervención humana. Se produce de manera espontanea en bosque, matorrales, herbazales etc. El hombre siempre la ha utilizado para satisfacer sus necesidad de leña.

Residuales

Residuales

Son los residuos que se generan en las actividades de agricultura y ganadería, en las forestales, en la industria maderera y agroalimentaria. Como ejemplo de biomasa residual seca podemos considerar el serrín, la cáscara de almendra, las podas de frutales; y de biomasa residuales húmeda el orujillo,agua residuales urbanas, residuos ganaderos, residuos industriales biodegradable.

Cultivo energético

Cultivo Energético

Estos cultivos se generan con la única finalidad de producir biomasa transformable en combustible. Los cultivos energéticos se pueden clasificar de muchas formas, por el tipo de suelo donde crecen, por el tipo de producto que se cosecha, y según su aprovechamiento final.

Biomasa

Generacion Biomasa

  • En primer lugar, los vegetales al realizar la fotosíntesis, utilizan la energía del sol para formar sustancias orgánicas.
  • Después, los animales, al alimentarse de las plantas, incorporan y transforman energías.
  • Finalmente los productos residuales de esta transformación pueden ser utilizados como recurso energético.
  • La biomasa recolectada o recuperada de los residuos no se puede utilizar directamente sin ser transformada previamente en combustibles de mayor densidad energética y física.

A según de su estado podemos clasificar la biomasa en:

  • Biomasa solida – La más conocida es la que se obtiene de tratamientos forestales, podas, y de los residuos de las industrias que trabajan con cualquier tipo de biomasa natural (carpinterías, papeleras etc.). Se pueden utilizar también subproductos como la paja, el serrín, los huesos de aceitunas etc..
  • Biomasa liquida – Forman parte de la biomasa liquida todos los elementos utilizado para obtener carburantes y biocombustibles ( maíz, caña de azúcar, remolacha y aceites de colza). Los más conocidos son el Biodiesel y el Etanol.
  • Biomasa Gaseosa – Partiendo siempre de la biomasa natural, se pude conseguir biomasa gaseosa que gracias a algunos procesos, como la digestión anaeróbica o la gasificación, puede producir calor para necesidades comerciales o accionar turbinas para la producción de electricidad.